Sistema de agua en la comunidad Kuakash

 

Era la primera vez que la comunidad recibía este tipo de obras, por lo que el día de la inauguración sábado 16 de enero de 2018, organizó una verdadera fiesta, con la presencia de los líderes de la nacionalidad Shuar, el presidente del GAD Parroquial de Simón Bolívar, representantes del GAD Municipal del Cantón Pastaza y una delegada de SENAGUA como testigo de honor.

Las palabras de bienvenida del presidente de la comunidad Bladimir Ankuash, agradeciendo a nombre de todos, la ejecución de este proyecto, esperado por más de 15 años, que fue siempre ofrecido por las autoridades de turno, peo nunca cumplido. Hasta que ha sido la administración del doctor Roberto De la Torre, el que finalmente les ha hecho justicia.

Wilfrido Aragón, en calidad de director del departamento de las nacionalidades, da a conocer la parte técnica del proyecto, de cuyo funcionamiento depende de la cooperación y cuidado de los miembros de la comunidad; agradece la voluntad del gobierno parroquial por su valioso apoyo, así como también a la Ing. Janeth Morales delegado de SENAGUA por la entrega de la licencia técnica.

René Kajekai, presidente del GAD Parroquial de Simón Bolívar, destaca la colaboración del GAD Municipal para ejecutar esta y muchas obras en toda la parroquia, tanto en la nacionalidad Shuar, la nacionalidad Achuar, así como también en el sector mestizo. Ahora el trabajo se ve y las obras se ejecutan gracias al apoyo del señor alcalde, señaló.

A nombre de la autoridad Municipal, intervino el concejal Fausto Camacho, el cual hizo la entrega de la obra, destacando todo el trabajo desplegado a lo largo y ancho de la parroquia Simón bolívar, con este tipo de proyectos, cuya inversión se aproxima a los $150 mil dólares, sin considerar el aporte al GAD Parroquial a través del presupuesto participativo por un valor de 110 mil dólares cada año.

¿Quién es quién en Pastaza Recicla?

Son muchos los que participan en el proyecto de innovación en el aprovechamiento de la fracción orgánica de los residuos domésticos dirigida a la producción agroecológica en cantón Pastaza, pero ¿quién es quién?

Alianza por la Solidaridad

Esta ONG española se define a sí misma como “una organización de la sociedad civil, que canaliza el esfuerzo y el apoyo de más de 40.000 personas entre soci@s, voluntari@s, simpatizantes y trabajador@s para luchar contra las desigualdades y contribuir a proteger los Derechos Humanos en América Latina, África, Oriente Medio y Europa”.

Su meta principal es, como se ha mencionado arriba, luchar por las desigualdades y para ello tienen como objetivo formar a una sociedad activa y empoderada a través de alianzas entre distintos agentes a nivel local, nacional y global.

Están presentes en más de diez países, entre ellos Ecuador. Los proyectos que llevan a cabo en este país están dirigidos a la gestión de residuos urbanos, ya que actualmente “solo el 30% de la basura generada recibe un tratamiento adecuado y el 70% restante se arroja a cauces, lagos, terrenos baldíos y, en general, vertederos descontrolados”, señalan en su página web.

De ahí su presencia como uno de los principales agentes en el proyecto “Innovación en el aprovechamiento de la fracción orgánica de los residuos domésticos dirigida a la producción agroecológica en cantón Pastaza” que se ha iniciado en Puyo y del que ya hablamos anteriormente.

El GAD Municipal de Pastaza

El Gobierno Autónomo Descentralizado (GAD) Municipal de Pastaza es el principal socio local del proyecto y uno de los centros neurálgicos del cantón. Son muchos los servicios que ofrece a la ciudadanía y su principal objetivo es “formular políticas y administrar procesos que promuevan el buen vivir, mediante un esquema de gestión pública, con la participación ciudadana, el fortalecimiento del espacio público, el desarrollo integral, equitativo y sostenible del área urbana y rural, por medio de la articulación y coordinación política, priorizando siempre la parte humana”, según explican en su página oficial de Facebook.

En este proyecto trabajan de forma conjunta tres departamentos del municipio: Desarrollo Local y Nacionalidades; Gestión Ambiental e Higiene y Salubridad. El trabajo conjunto de los tres resulta fundamental para lograr los objetivos y metas propuestos, ya que entre todos cubren todas las áreas que toca el proyecto: rutas y horarios de recolección, elaboración del abono, talento humano, construcción del relleno sanitario…

La Universidad Estatal Amazónica

La Universidad Estatal Amazónica nació en 2002, hace apenas 15 años, pero su juventud no ha impedido que se sitúe entre las 21 mejores universidades del país. Como centro educativo, tiene el principal objetivo de formar grandes profesionales no solo en el ámbito académico, también en el humano, “capaces de transformar en beneficio de la humanidad los recursos que dispone nuestra Amazonía”, explican.

Uno de estos recursos son los propios estudiantes, quienes, a través de su vinculación social, participan en el proyecto levantando información en los mercados de Puyo y realizando capacitaciones en los seis barrios en los que se va a implementar el proyecto. Además, cuatro de ellos son locutores en el programa de radio “Sembrando conciencia”, en donde junto a una de las voluntarias del programa EU Aid Volunteers comparten su experiencia y conocimientos sobre el ambiente.

Asociación de Productores de Abonos Orgánicos Eco Abono Puyo

La Asociación de Productores de Abonos Orgánicos Eco Abono Puyo, o ASOPRECO, está formada por 150 socios tienen como objetivo principal “la producción de abono orgánico ecológico para todo tipo de cultivo, trabajando fundamentalmente en equidad para el adelanto y bienestar de sus asociados, en un ambiente de paz, armonía y buen vivir”, señalan en su estatuto.

El abono que comercializan es de gran calidad y cuenta con reconocimiento internacional. En los dos últimos años han distribuido una media de 1200 quintales anuales, una cifra que se pretende aumentar con este nuevo proyecto.

Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo

La Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID) es una entidad que forma parte del Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación español y que trabaja a través de la Secretaria de Estado de Cooperación Internacional y para Iberoamérica (SECIPI). Presente en Ecuador desde 1987, cuando abrió su sede en Quito, tiene como principales funciones el fomentar, gestionar y ejecutar “políticas públicas de cooperación internacional para el desarrollo, dirigidas a la lucha contra la pobreza y la consecución de un desarrollo humano sostenible en los países en desarrollo” con el objetivo final de acabar con la pobreza.

Iniciativa EU Aid Volunteers

La Iniciativa “EU Aid Volunteers” nace en el Tratado de Lisboa en 2009 con el objetivo de “establecer un marco para las contribuciones conjuntas de jóvenes europeos a las operacions de ayuda humanitaria de la Unión” (Art.214.5 TUE). Sin embargo, no es hasta 2014 cuando este proyecto toma forma a través del Cuerpo Voluntario Europeo de Ayuda Humanitaria.

El programa promueve la cooperación entre los jóvenes europeos y las comunidades de sus países de acogida además de fomentar alianzas entre organizaciones locales, nacionales e internacionales, y tiene tres pilares fundamentales: las organizaciones europeas de envío, las organizaciones de acogida que están repartidas por todo el mundo y los voluntarios, que deben cumplir con ciertos requisitos en función del puesto para el que apliquen.

En el caso de Ecuador son cinco las voluntarias, una de ellas trabaja en Macará en un proyecto también de gestión de residuos y las otras cuatro en Puyo. Cada una de ellas es especialista en distintos campos: comunicación, finanzas, talento humano y medio ambiente, y trabajan aportando su experiencia y motivación a los proyectos mientras aprenden y conocen otras culturas.

La importancia de frenar el cambio climático

“Produce una inmensa tristeza pensar que la naturaleza habla mientras el género humano no escucha” dijo en cierta ocasión el dramaturgo francés Victor Hugo hace dos siglos. Y es más triste pensar que, todavía hoy, en el siglo XXI, seguimos sin atender sus llamadas. Son muchas las señales que manda la Tierra de que algo no va bien y muchos los que todavía rechazan la existencia del cambio climático a pesar de que el planeta diga lo contrario.

El cambio climático es un concepto del que se lleva hablando mucho tiempo, pero es en los últimos años cuando ha aumentado su importancia. Hace referencia a la concentración de gases de efecto invernadero en la atmósfera, lo que provoca que los rayos del sol queden atrapados en ella y como resultado aumenten las temperaturas en todo el mundo.

Las consecuencias son catastróficas: el deshielo de los polos a causa de las altas temperaturas está provocando el aumento del nivel del mar, algo que causa inundaciones y erosión en costas y zonas de baja latitud. Los fenómenos meteorológicos son cada vez son más fuertes y provocan graves inundaciones y el deterioro de la calidad del agua. Por otro lado, ciertas zonas del mundo están sufriendo graves sequías que dañan gravemente la agricultura y que han hecho aumentar el número de enfermedades relacionadas con la malnutrición. Asimismo, el cambio climático tiene un gran coste económico a causa de los daños causados en infraestructuras, propiedades y todos los relacionados con la salud (enfermedades respiratorias a causa de la contaminación, mayor rapidez en la transmisión de ciertos virus, brotes de ciertas enfermedades…). De igual forma, son muchas las especies terrestres y marítimas que se han visto afectadas por estos cambios y son incapaces de adaptarse a las nuevas características de los medios en los que viven: extinción de flora y fauna, muerte de la gran barrera de coral de Australia por la acidificación de los océanos, plagas de animales…

Esos son solo algunos ejemplos de las graves secuelas que tiene el cambio climático. Sin embargo, no toda esperanza está perdida. El 22 de abril de 2016, Día de la Tierra, 175 países firmaron el Acuerdo de París sobre Cambio Climático en lo que es el mayor pacto climático hasta la fecha. El principal objetivo de los firmantes es mantener el aumento de las temperaturas a lo largo de este siglo por debajo de los 2 ˚C en relación a los niveles preindustriales y limitarla a 1,5 ˚C. Este acuerdo sienta las bases de la acción y supone un punto de inflexión en la lucha contra el cambio climático y preservación de la tierra.

Puyo contribuye

Mientras tanto, son numerosas las iniciativas particulares que se están llevando a cabo en muchos lugares; en Puyo sin ir más lejos. Durante cerca de 10 años, la ciudad ha estado recogiendo los residuos orgánicos de los mercados que pueblan la ciudad para elaborar con ellos abonos y compost para la mejora del suelo del cantón.

Pero, desde agosto, los mercados no están solos. A través del proyecto de Alianza por la Solidaridad “Innovación en el aprovechamiento de la fracción orgánica de los residuos domésticos dirigida a la producción agroecológica en cantón Pastaza”, y con el GAD Municipal de Pastaza como principal socio local, las casas de Puyo se sumarán al proceso con el fin de lograr una mayor producción de abono ecológico y compost.

En febrero comenzará la recogida diferenciada en seis barrios de la ciudad: Intipungo, Cumandá, Libertad, El Dorado, Las Palmas y Miraflores, con el objetivo final de poner en práctica el proyecto en todo el cantón Pastaza.

Este plan, aunque a priori parezca pequeño, es fundamental para proteger el medio ambiente y mitigar los efectos del cambio climático. Su implementación logra en primer lugar un correcto tratamiento de los residuos orgánicos, es consecuente con el ambiente y cuenta con el beneficio añadido de la elaboración de abonos y compost de gran calidad. En segundo lugar, contribuye a aumentar la vida útil de los rellenos sanitarios, frenando de este modo el impacto ambiental de los mismos.

Es por tanto un proyecto esencial que ayuda a preservar la Amazonía, uno de los puntos verdes más importantes del planeta, regulador y estabilizador del clima mundial y que debido a la mano del hombre ya ha perdido más de 140 millones de hectáreas.

Agua segura para tres comunidades del interior

Con una inversión aproximada de $18.000,00 dólares, el GAD Municipal del Cantón Pastaza, reparó los sistemas de agua en las comunidades de Yankuam, Saarentza y Don Bosco.

Los sistemas afectados por mucho tiempo por causa de fuertes lluvias y crecida de los río, dejaron de proveer del líquido vital a medio centenar de familias en las tres comunidades de: Yankuam, Saarentza y Don Bosco.

El departamento de las Nacionalidades y Desarrollo Sustentable del Municipio de Pastaza, inició entonces el trabajo de reconstrucción y reparación de los sistemas, volviendo a traerles alegría a los pobladores con la dotación del agua.

En la comunidad de Yankuam, se hizo la reparación tanto de la captación como de la tubería, afectada en el invierno pasado. Doce familias del sector se benefician con la llegada del líquido vital.

De la misma forma en la comunidad de Saarentza, se hizo la reparación de la tubería y la colocación de dos tanques reservorios, el beneficio fue para diez familias, más los estudiantes de la Unidad Educativa del sector.

Finalmente en la comunidad de Don Bosco, se reparó tanto la captación como la tubería afectada por la crecida del río, gracias también al aporte de los comuneros con sus mingas. El beneficio es para 20 familias del sector.

Wilfrido Aragón, en calidad de director del departamento, señala que la inversión en los tres sistemas es de aproximadamente de USD 18.000,00 dejando totalmente restablecido el servicio. Así mismo, da testimonio del eterno agradecimiento de los beneficiarios hacia el alcalde Roberto De la Torre, por preocuparse también de las necesidades en estas comunidades tan apartadas del Cantón Pastaza.

 

Arranca proyecto para mejorar el sistema de recolección de residuos

El objetivo es aprovechar la materia orgánica que genera la Ciudad, para convertirla en un compost apto para los cultivos. La ciudadanía tiene que comprometerse a clasificar los residuos.

Desde hace algunos años, el GAD Municipal del Cantón Pastaza, viene impulsando el proyecto de cobertizos en varios sectores del Cantón Pastaza, que consiste en el aprovechamiento de los desechos orgánicos de los mercados, para procesarlos y convertirlos en abono orgánico destinado a nutrir el suelo en huertos, jardines y terrenos.

Ahora, este mismo proyecto necesita ser ampliado y mejorado, para aprovechar que los residuos orgánicos que genera la Ciudad, en vez de ser destinados al relleno sanitario, disminuyendo su capacidad de espacio, sean más bien reciclados y convertidos en abono ideal para fertilizar el suelo.

Para ello, se cuenta con el apoyo del extranjero de  Cooperación Española, quienes a través de la fundación “Alianza por la Solidaridad”, inyectarán un fondo semilla de 200 mil euros, destinados a que este proyecto de gestión ambiental tenga el éxito deseado.

El proyecto se amplía hacia el sistema de recolección de desechos, repotenciando el trabajo con nuevas unidades de recolección, entrega de fuentes para la clasificación de los elementos y con un eficiente servicio a la colectividad.

Ya existe un proyecto piloto en el barrio Miraflores, en donde los ciudadanos están trabajando en la clasificación de los residuos sólidos y diferenciando su recolección en determinados días. Ahora, este ensayo será ampliado al resto de barrios y sectores, a fin de que el compromiso de reciclar sea de todos, a cambio de obtener un buen servicio.

Como un aporte especial, se cuenta con la colaboración de los estudiantes de la Universidad Estatal Amazónica UEA y otras entidades dispuestas a trabajar.

El proyecto que ha iniciado con un estudio de campo, irá progresivamente ampliándose y comprometiendo a la ciudadanía, mediante campañas de socialización, difusión y promisión, hasta lograr el buen funcionamiento del sistema, que le significará a la Ciudad también una mejora de la calidad de vida de nuestro medio ambiente.

Wilfrido Aragón, director del departamento de las Nacionalidades y Desarrollo Sustentable, agradece el apoyo del equipo de técnicos tanto de Cooperación Española como de la Fundación “Alianza para la Solidaridad” así como también de la UEA y los técnicos del GAD Municipal de Higiene y Medio Ambiente que ya están trabajando; la meta es llegar al 2019 con el sistema en pleno funcionamiento.

 

Internet satelital en la comunidad de Lorocachi

Tres sistemas, en lo que va del año se han colocado en diferentes lugares del sector rural del Cantón Pastaza y otros tantos han sido renovados. La inversión total se aproxima a los USD 70.000,00 dólares.

Lorocachi, es una de las comunidades más apartadas del Cantón Pastaza, en la parroquia de Río Tigre, ubicada en la línea de frontera con la hermana república del Perú.

Hasta allí, llegó el alcalde Roberto De la Torre Andrade, para hacer la entrega formal de un nuevo sistema de internet satelital, con la finalidad de ayudar a esta comunidad a conectarse con el resto del mundo a través de la tecnología.

El beneficio que presta el uso del internet en estas comunidades tan apartadas, es fundamental, ya que sirve para fines educativos, de asuntos emergentes, reportes aéreos y la conectividad de las personas con sus respetivas familias en el resto de la provincia, el país y el mundo entero.

La inversión en este sistema se aproxima a los USD 15.000,00 dólares, completando un total en este año de USD 70.000,00 dólares.

Los beneficiarios, muy agradecidos con la ayuda de la autoridad, no dejaron de felicitar  la gestión de su alcalde, por permitirles llegar con la tecnología, algo que nunca habían soñado. Aprovecharon la oportunidad, para presentarle a la autoridad una larga lista de necesidades que ahora tienen.

Por otro lado y en el mismo día, la autoridad municipal, visitó también a la comunidad de Sisa, de la misma parroquia Río Tigre,  en donde procedió a la entrega de un sistema de agua segura, para el uso de todas las familias, que no contaban con lo más elemental que es el líquido vital.

De esta manera, el GAD Municipal del Cantón Pastaza, continúa apoyando al sector rural y sobre todo a las comunidades asentadas en el área de frontera, donde pocas veces ha llegado la ayuda de las autoridades.