La idea es crear una nueva cultura sobre el cuidado de las mascotas dentro de casa. Cada viernes personal de la Unidad de Control de Animales Domésticos, visita un establecimiento educativo.

La campaña que inició el viernes 2 de febrero de 2018, tiene como objetivo visitar los establecimientos educativos del Cantón Pastaza, a fin de llegar con un mensaje a los niños, sobre la ordenanza que establece y regula el control responsable de las mascotas en la ciudad de Puyo.

En esta ocasión, la visita fue a los niños de inicial de la Unidad Educativa “Nuestra Señora de Pompeya” donde se socializó temas importantes como: que los canes no deben salir a la calle, por los peligros que esta representa ya que pueden ser atropellados, muerden a los transeúntes o se ensucian. Que quién saque a su mascota de paseo, tiene que llevar consigo una funda para recoger su excremento y sobre todo, que una mascota es un miembro más de la familia que necesita atención, cuidado y afecto.

Los infantes, escucharon atentamente, y se comprometieron a trasladar el mensaje a sus papacitos y personas adultas de la casa, para lo cual, llevaron unos folletos entregados por la los miembros de la Unidad de Control de Animales Domésticos.

En esta campaña, se cuenta también con el apoyo del personal de adiestramiento canino del Cuerpo de Bomberos Municipal, quienes complementan la actividad con una exhibición de perros amaestrados que se convierte en una atracción para los niños. El Dr. Raúl Valverde, coordinador de la campaña agrace tanto el apoyo de los hombres de la casaca roja como también del Departamento de Cultura con sus equipos de amplificación.

Pilar Paredes, docente de la Unidad Educativa “Nuestra Señora de Pompeya” expresó su agradecimiento por la visita a los niños y sobre todo por el mensaje que les han compartido sobre el buen cuidado que se debe dar a los animalitos en la casa. Felicitó la iniciativa de iniciar con los niños en razón que con ellos se pude crear una nueva cultura, pues los adultos ya estamos programados de otra manera y en la mayoría de las veces nos resistimos a un cambio.