Agua segura para tres comunidades del interior

Con una inversión aproximada de $18.000,00 dólares, el GAD Municipal del Cantón Pastaza, reparó los sistemas de agua en las comunidades de Yankuam, Saarentza y Don Bosco.

Los sistemas afectados por mucho tiempo por causa de fuertes lluvias y crecida de los río, dejaron de proveer del líquido vital a medio centenar de familias en las tres comunidades de: Yankuam, Saarentza y Don Bosco.

El departamento de las Nacionalidades y Desarrollo Sustentable del Municipio de Pastaza, inició entonces el trabajo de reconstrucción y reparación de los sistemas, volviendo a traerles alegría a los pobladores con la dotación del agua.

En la comunidad de Yankuam, se hizo la reparación tanto de la captación como de la tubería, afectada en el invierno pasado. Doce familias del sector se benefician con la llegada del líquido vital.

De la misma forma en la comunidad de Saarentza, se hizo la reparación de la tubería y la colocación de dos tanques reservorios, el beneficio fue para diez familias, más los estudiantes de la Unidad Educativa del sector.

Finalmente en la comunidad de Don Bosco, se reparó tanto la captación como la tubería afectada por la crecida del río, gracias también al aporte de los comuneros con sus mingas. El beneficio es para 20 familias del sector.

Wilfrido Aragón, en calidad de director del departamento, señala que la inversión en los tres sistemas es de aproximadamente de USD 18.000,00 dejando totalmente restablecido el servicio. Así mismo, da testimonio del eterno agradecimiento de los beneficiarios hacia el alcalde Roberto De la Torre, por preocuparse también de las necesidades en estas comunidades tan apartadas del Cantón Pastaza.

 

Arranca proyecto para mejorar el sistema de recolección de residuos

El objetivo es aprovechar la materia orgánica que genera la Ciudad, para convertirla en un compost apto para los cultivos. La ciudadanía tiene que comprometerse a clasificar los residuos.

Desde hace algunos años, el GAD Municipal del Cantón Pastaza, viene impulsando el proyecto de cobertizos en varios sectores del Cantón Pastaza, que consiste en el aprovechamiento de los desechos orgánicos de los mercados, para procesarlos y convertirlos en abono orgánico destinado a nutrir el suelo en huertos, jardines y terrenos.

Ahora, este mismo proyecto necesita ser ampliado y mejorado, para aprovechar que los residuos orgánicos que genera la Ciudad, en vez de ser destinados al relleno sanitario, disminuyendo su capacidad de espacio, sean más bien reciclados y convertidos en abono ideal para fertilizar el suelo.

Para ello, se cuenta con el apoyo del extranjero de  Cooperación Española, quienes a través de la fundación “Alianza por la Solidaridad”, inyectarán un fondo semilla de 200 mil euros, destinados a que este proyecto de gestión ambiental tenga el éxito deseado.

El proyecto se amplía hacia el sistema de recolección de desechos, repotenciando el trabajo con nuevas unidades de recolección, entrega de fuentes para la clasificación de los elementos y con un eficiente servicio a la colectividad.

Ya existe un proyecto piloto en el barrio Miraflores, en donde los ciudadanos están trabajando en la clasificación de los residuos sólidos y diferenciando su recolección en determinados días. Ahora, este ensayo será ampliado al resto de barrios y sectores, a fin de que el compromiso de reciclar sea de todos, a cambio de obtener un buen servicio.

Como un aporte especial, se cuenta con la colaboración de los estudiantes de la Universidad Estatal Amazónica UEA y otras entidades dispuestas a trabajar.

El proyecto que ha iniciado con un estudio de campo, irá progresivamente ampliándose y comprometiendo a la ciudadanía, mediante campañas de socialización, difusión y promisión, hasta lograr el buen funcionamiento del sistema, que le significará a la Ciudad también una mejora de la calidad de vida de nuestro medio ambiente.

Wilfrido Aragón, director del departamento de las Nacionalidades y Desarrollo Sustentable, agradece el apoyo del equipo de técnicos tanto de Cooperación Española como de la Fundación “Alianza para la Solidaridad” así como también de la UEA y los técnicos del GAD Municipal de Higiene y Medio Ambiente que ya están trabajando; la meta es llegar al 2019 con el sistema en pleno funcionamiento.

 

Internet satelital en la comunidad de Lorocachi

Tres sistemas, en lo que va del año se han colocado en diferentes lugares del sector rural del Cantón Pastaza y otros tantos han sido renovados. La inversión total se aproxima a los USD 70.000,00 dólares.

Lorocachi, es una de las comunidades más apartadas del Cantón Pastaza, en la parroquia de Río Tigre, ubicada en la línea de frontera con la hermana república del Perú.

Hasta allí, llegó el alcalde Roberto De la Torre Andrade, para hacer la entrega formal de un nuevo sistema de internet satelital, con la finalidad de ayudar a esta comunidad a conectarse con el resto del mundo a través de la tecnología.

El beneficio que presta el uso del internet en estas comunidades tan apartadas, es fundamental, ya que sirve para fines educativos, de asuntos emergentes, reportes aéreos y la conectividad de las personas con sus respetivas familias en el resto de la provincia, el país y el mundo entero.

La inversión en este sistema se aproxima a los USD 15.000,00 dólares, completando un total en este año de USD 70.000,00 dólares.

Los beneficiarios, muy agradecidos con la ayuda de la autoridad, no dejaron de felicitar  la gestión de su alcalde, por permitirles llegar con la tecnología, algo que nunca habían soñado. Aprovecharon la oportunidad, para presentarle a la autoridad una larga lista de necesidades que ahora tienen.

Por otro lado y en el mismo día, la autoridad municipal, visitó también a la comunidad de Sisa, de la misma parroquia Río Tigre,  en donde procedió a la entrega de un sistema de agua segura, para el uso de todas las familias, que no contaban con lo más elemental que es el líquido vital.

De esta manera, el GAD Municipal del Cantón Pastaza, continúa apoyando al sector rural y sobre todo a las comunidades asentadas en el área de frontera, donde pocas veces ha llegado la ayuda de las autoridades.